Los amigos del blog son:

martes, 14 de marzo de 2017

Quisiera ser...

Hace de esto más de medio siglo. La mayoría no habíamos nacido, y en la farándula cogía protagonismo la reina de la sierra. Una famosa canción decía: "quisiera ser un águila real para poder volar cerca del sol".
Protagonista de fiestas en salas de baile, pero de críminales desenlaces en su propio hogar. Eran años, en los que era perseguida de manera infame. Tiempos negros para los animales a los que la naturaleza había creado para matar. Cepos, trampas, venenos, munición e ignorancia, fueron componentes de la fatídica receta. Sólo un movimiento social liderado por el especialmente hoy 14 de marzo renombrado Félix Rodríguez de la Fuente, impusieron un punto de inflexión en la trayectoria generalizada de destrucción de las poblaciones de animales carnívoros. Aquella lacra nunca desapareció. Sin embargo, sólo mentes residuales siguen manteniendo aquellas malas costumbres.
Así, las poblaciones de muchas especies se han recuperado en las últimas décadas. Entre ellas las de las grandes águilas, que en casos concretos, rondaron el punto de no retorno hacia la extinción.

Estamos en la Sierra de San Pedro, y a media mañana, una dehesa extremeña es sobrevolada por un macho de águila real. Busca algo que atrapar para ganarse el orgullo de una hembra que lleva dos semanas echada sobre una enriscada plataforma de ramas. Si todo va bien, y avanzada la primavera, un príncipe, dos quizás, se lanzarán al vacío para intentar afrontar la aventura de la vida. Hoy el objetivo es tener a esta bestia a escasos metros para poderla fotografiar. Sin embargo la pasión, infantil, perenne, y eterna, consienten que unos lejanos vuelos sean motivo suficiente para la satisfación. Ver las evoluciones de un ave salvaje con semejante entidad, hacen a cualquier enardecido naturalista emocionarse y hacerle sentir que estos momentos, todo lo compensan.
Al fondo, el pueblo de Castelo Branco (Portugal), cuya población supera los 30.000 habitantes.

viernes, 17 de febrero de 2017

Especies comunes: el arte de disfrutar más a menudo.

Llama la atención la manera de sobrevalorar unas cosas e infravalorar otras que tiene la gente en esta vida. Gente que le gusta la naturaleza, le gusta la fotografía, y es capaz de disfrutar con la fotografía de una cigüeña negra, pero de no hacerlo con la de una cigüeña blanca. Que disfrutan, como es lógico, frente a un águila real, pero que no es capaz de dejarse sorprender por un gorrión común.
Estoy seguro que hay muchos más fotógrafos aficionados con fotos buenas de águilas que con fotos buenas del simpático gorrión (ojo, porque me incluyo). A veces, puede parecer recomendable para la salud aprender a disfrutar de lo común. Olvidarse del pájaro dodó, y alucinar desde el balcón de casa intentando pillar al vuelo al avión común. ¿Alguien ha probado? No me digáis que no es toda una experiencia.
Ayer una amiga me relataba emocionada su satisfactoria experiencia disfrutando de las evoluciones de un gran bando de estorninos sobre la Bahía de Santander al atardecer. Del caer de la tarde, y de cómo un halcón peregrino ponía todo su empeño por atrapar uno sólo de los miles de estorninos que alegraban sus retinas. Comparto su fervor, porque donde vivía antes, entre avetoros, bigotudos y flamencos, uno de mis mayores placeres era ver tanto la despertada, como la dormida de los 30.000 estorninos, que allí, junto a mi cama, daban un espectáculo de gran nivel dos veces al día.

Y todo esto para justificar que hoy, me apetece compartir una foto de cormorán grande. Poco valorado por un sector, odiado por otro. El otro día, me hizo pasar unos minutos muy entretenidos intentando congelar lo imposible. Disparando a velocidad 1/125 intentando aplicar a mi objetivo una velocidad angular igual a la que lleva el ave en vuelo con respecto a mi posición. El objetivo es sacar con definición la cabeza y borroso todo el fondo. Un barrido que se dice. El resultado no es exactamente lo que buscaba, pero para mí, es recuerdo de un momento muy divertido y en muy buena compañía.

miércoles, 1 de febrero de 2017

Invierno 2015, Cantabria: "La nevaona"

En pleno invierno estamos, y Cantabria arde de nuevo por el interés de una gran minoría. Desde la distancia, lo leo con tristeza y resignación...y mi memoria, viaja sobre la imaginación.
Me parece harto curioso lo caprichosa que se vuelve la naturaleza con esto de la climatología...Y es que si entra una borrasca por Oporto está la tierruca a 20 grados en pleno invierno envuelta en llamas, y si la misma borrasca viene de Londres, en mismas fechas, apenas se pasan de los 0 grados y lo que otros años son infernales llamas, entonces son gélidas nieves.
Y es en ese viaje de los recuerdos, donde caigo que ahora, justo ahora, hace dos años de aquella gran nevadona. Tenía el lujo de vivir en un pueblo de montaña de la Liébana. Un sitio precioso, y hostil por su topografía al mundo moderno, con las ventajas sensoriales que ello conlleva...
Y he tenido que borrar un párrafo piropeando aquello. Los dedos se me disparan sobre el teclado, y he pensado que no procede en esta entrada... Es el paraíso, y no hay más enredos necesarios en su descripción.
El caso es que en enero de 2015 vinieron varios frentes con nevadas que pintaban las cumbres cántabras de blanco, pero fue a finales de mes, cuando se nos vino encima lo gordo. Si las anotaciones no fallan, fue el último día de enero cuando comenzo la interminable. Mi casa estaba a 900/1000 m snm, y las anotaciones de espesores medios que intentaba tomar con cierto rigor a la puerta de casa, versan como sigue:
31/1/15: Comienza a nevar fuerte por la noche. A las 14:30 tenemos 16 cm de nieve, 19 a las 16:40 y ojito...porque ya son 26 cm a las 19:35.
1/2/15: ha seguido nevando, aunque no se ha acumulado más. A las 4 de la tarde hay 30 cm.
2/2/15: sigue nevando, pero hace un poquito menos de frío, y no se acumula más espesor.
3/2/15: a las 17:35 hay 32 cm acumulados, a las 19:09 40 cm, y a las 20:54 son 47 cm.
4/2/15: Sigue nevando intensamente y hay que destacar que a las 9 de la mañana ya hay 80 cm de espesor medio.
5/2/15: Sigue nevando a buen ritmo, pero pese a ello no aumenta en demasía el espesor. Entiendo que debido a la compactación de la nieve. Es decir, sobre una superficie limpia a lo mejor caen 30 cm, pero sobre los 80 que había ayer, no suman 1.10, si no que se queda en espesores similares, aunque más compactados.
6/2/15: Último apretón de la nevada y se puede decir que afloja la misma. El espesor medio que se alcanza es de 110 cm!!! Obviamente, contra paredes, y acumulado por el viento, es fácil encontrar dentro del pueblo zonas con más de metro y medio de nieve. De hecho se oye a no poca gente hablar de espesores de metro y medio.
Impresionante pasillo entre la casa de unos vecinos y la cuadra donde han de atender a sus vacas:

Asimismo, dispongo de datos no propios pero si oficiales que hablan de las siguientes cifras:
Terán de Cabuérniga: 22 cm.
Reinosa: 85 cm.
Caloca: 150 cm.
Fuente De: 170 cm.
Pico Valdecebollas (1910 m de altitud en el norte de Palencia): 377 cm el día 7 de febrero.
 Acabada la borrasca, celebro encontrar mi coche en la carretera donde tuve que dejarlo 8 días antes (foto de Mikel Hurtado):

Para curiosos, anotar que la mayor nevada registrada para estas zonas es la "Nevada de los 3 ochos", llamada así porque aconteció en 1888. Un documento histórico digno de leer, donde habla de espesores de 2/3 m donde yo hablo de 1,10 para la del 2015. Todo ello, acompañado de las desgracias que ello provocó. Y cobra sentido entonces la frase que aquel purriegu ensalzaba en su día: "la nieve es negra aunque no la quieran ver así".

martes, 17 de enero de 2017

Celo imperial

Sin darnos cuenta, los primeros de los 365 días del año han pasado. Cada sol que se pone, un día que hemos tachado. Y cuando no queramos dar cuenta, tenemos la primavera contaminando cada rincón de nuestros campos. Y para que en primavera haya besitos y retoños, en invierno ha de haber delimitación de territorio en el áspero mundo de las águilas. Los días anticiclónicos, que aunque dentro del invierno, dejan ver sus tintes primaverales, son los más propicios para tal menester. Porteo de ramas por parte del águila imperial ibérica (Aquila adalberti) a su nido, que con ilusión está acondicionando. Entre viaje y viaje, ataques a otras aves que le pillan de camino. En el caso de la foto, un buitre negro (Aegypius monachus) estaba en el suelo a media ladera reposando, y una enfurecida imperial se deja caer del cielo sobre él con las armas preparadas. No hablo "águila", pero creo que decía "estás a 200 m de mi futuro nido, y tu presencia en esta ladera no me gusta del todo".

Del gran carroñero de casi tres metros de envergadura, no hay ni 2.000 parejas reproductoras en toda Europa. De la fiera águila, apenas se superan las 500 a nivel mundial. Y yo, como si me hubiera tocado el gordo, estoy en la ladera de enfrente disfrutando con semejante espectáculo. Me siento afortunado porque desde bien niño he soñado con vivir momentos como este, que por aquel entonces sólo parecían al alcance de productores de documentales. A día de hoy, puedo decir que disfruto a diario con fauna de este calibre. ¿Quién me lo iba a decir a mí? No sé el qué, pero entre todos mis errores, desde que cogía aquellos primeros tritones palmeados en el arroyo de mi barrio con mi mejor amigo, tanto él como yo, creo que algo hemos hecho bien para estar como estamos ahora. ¿Es o no es colega?
Sin embargo, la misma inquietud de siempre...Cuando tenía 9 años, si veía un ratonero desde nuestro SEAT Málaga no era feliz del todo hasta que no conseguía que lo vieran mis padres. El protagonista de una gran película puso en un cuaderno de campo en su idioma lo que venía a querer decir, que la felicidad sólo es real cuando es compartida. Y desde la soledad del monte,¿qué mejor herramienta para compartir que este blog?
Hoy hablando con una amiga, me transmitía que ahora lleva una vida que la hace muy feliz, pero que una realidad es que no tiene tiempo para salir al campo. Cuando ve fotos y lee aventuras en blogs o libros la hace sentir un poco metida en la piel del que corre la aventura, y de alguna manera, suple esa carencia. Me pidió por favor que no dejara de escribir en mi blog. Creo que basta con que arranque una sonrisa para que un escrito tenga sentido. Va esta aventura y foto para esta amiga, y sólo espero que siga manteniendo ese entusiasmo, y que pronto se lo empiece a transmitir al ahora pequeño Pablo.